Eme Black Motorcycle

Una moto cafe racer diseñada y transformada por Tamarit Motorcycles.

 

Historia de Eme Black

Uno de los proyectos de Tamarit que recordamos con cierta nostalgia cuando rememoramos “los grandes éxitos” del taller, es nuestro proyecto número 6. Si bien nos fue encargado de la manera más variopinta, el transcurso y desarrollo de dicho proyecto fue cuanto menos, curioso.

A finales de primavera, contacta con nosotros un chico de Portugal llamado Eme (diminutivo de un nombre que nunca supimos), el cual se expresaba en el nulo castellano que sabía y en el poco inglés que manejaba para sus negocios. Eme había visto nuestro proyecto #2 DALÚA por el centro de Elche y quería hacer algo parecido un su Bonneville importada.

Cada moto es única en el mundo.

Personalizaciones Triumph de la mano del cliente.

Quiero un presupuesto

Mediante fotos en el móvil y unas directrices básicas, conseguimos hacernos entender con Eme y saber lo que quería. Si bien la palabra que más se repetía en todas las conversaciones era “black black black!” a la hora de elegir el color para cualquiera de las piezas.

Una vez que entró la Bonneville al antiguo taller de Tamarit, nos pusimos a trabajar en las piezas para el sexto proyecto, siendo las partes más claras el colín trasero “ASSENT”, un frontal muy despejado con el cambio de manillar y cuentakilómetros y un nuevo guardabarros delantero diferente al Little Bastard. Fue Pegaso la moto que se encontraba en aquel entonces a punto de ser finalizada cuando Eme trajo su Bonneville y quiso incluir nuestra nueva tapa lateral “Santa María”.

Fueron dos elementos los que estrenamos en este proyecto, por un lado el nuevo guardabarros “New Little Bastard” que iría complementado con una pieza metálica para darle un aspecto más robusto y por otro una rejilla para el faro, la cual fue bautizada como “Ronin”. El proyecto se completaría con la inclusión del cubrecadenas, nuestros escapes “Boludos” y unas poderosas ruedas mixtas, a petición expresa del cliente.

Quiero una moto Tamarit.

Respecto al color del proyecto, poco o nada hubo que debatir, al ser esta la premisa más clara de toda la aventura. Así pues, la Bonneville se sumió en la más completa oscuridad con un omnipresente color “Jet Black” en todas las piezas que instalamos en la moto.

A la hora de bautizar internamente la moto, la verdad es que nos hizo tanta gracia la vehemencia con la que el cliente pedía el color de su moto que simplemente la nombramos en cariñoso honor, Eme Black.

«Una moto sencilla, sin grandes alardes, pero que para nosotros fue la mejor moto sobre la tierra, al ver la cara de satisfacción de nuestro amigo Eme cuando se la presentamos en la puerta del taller».

Quiero una moto Tamarit.

Una moto sencilla, sin grandes alardes, pero que para nosotros fue la mejor moto sobre la tierra, al ver la cara de satisfacción de nuestro amigo Eme cuando se la presentamos en la puerta del taller. Eme, allá donde estés, un saludo y muchas gracias por confiar en nosotros.

No hacemos 2 motos iguales.

¿Te animas a hacer una moto con nosotros?

Quiero un presupuesto

¿Te animas a hacer un proyecto juntos?

Quiero un presupuesto