Superstar Motorcycle

Una moto dirt track diseñada y transformada por Tamarit Motorcycles.

 

Historia de Superstar

En el panorama actual de las modern classics, las tendencias en Europa están claramente marcadas.

Entre ellas, el consumidor se está decantando por dos conceptos en concreto: el estilo Scrambler y el siempre presente Café Racer. El equipo de Tamarit lo ha experimentado a través de sus clientes, quienes, mediante las transformaciones que nos solicitan, reiteran una y otra vez las piezas y los diseños en colores grises y negros en mate. Tal vez haya un poco de saturación, pero los resultados no dejan de ser inequívocamente excelsos.

El proyecto #15 nace al igual que otras pocas motos no desde la solicitud de un cliente, sino desde la frenética inquietud del equipo de Tamarit por seguir creando nuevas transformaciones, experimentar con nuevos colores y formas y, sobre todo, por abarcar nuevos conceptos dentro siempre de las Triumph neoclásicas.

Cada moto es única en el mundo.

Personalizaciones Triumph de la mano del cliente.

Quiero un presupuesto

Sin pauta ni guía alguna que seguir al no haber cliente esperando la entrega a priori, se decide finalmente crear una moto de un concepto prácticamente inédito en Europa, especialmente en España: una Dirt Track.

«El proyecto #15 nace no desde la solicitud de un cliente, sino desde la frenética inquietud del equipo de Tamarit por abarcar nuevos conceptos dentro siempre de las Triumph neoclásicas».

La inspiración del equipo de Tamarit viene realmente de meses atrás mientras navegábamos por la web. Búsquedas con las palabras clave tales como “Dirt Track Racer” arrojaban resultados e imágenes de motos con colores vivos y cromados, con depósitos pequeños y sin guardabarros, sin faros y sin frenos delanteros. En definitiva, motos muy personales y sin embargo preciosas que no pasarían desapercibidas en ninguna parte. Fue entonces cuando nació el deseo en el seno del equipo de Tamarit de crear una Dirt Track adaptada a la circulación urbana, cumpliendo todas las normativas legales pero sin perder esa esencia offroad.

Quiero una moto Tamarit.

Todo el proyecto de modificación giraría en base a una Triumph Bonneville del 2010, con la particularidad que esta sería de motor inyección, con lo que hubo que tener en cuenta ciertos detalles como adaptar las piezas a modelos de inyección o remapear la centralita dado el sistema de escape utilizado que más adelante comentaremos.

Para conseguir ese estilo Dirt Track con garantías, hubo una serie de piezas cuya inclusión en el proyecto era indiscutible: el asiento “Dirt Track” (también presentado en Neptuno), los protectores de horquilla, la quilla “The Son” y la máscara frontal nos ayudaron a conseguir ese look que buscábamos para una moto propia de los años 80. También en la misma línea se instalaron piezas como el manillar de cross clásico cromado, espejos y cubrecadenas cromados. También se usó la misma técnica y acabados en el cuentakilómetros y las llantas de origen. Respecto a los neumáticos, optamos por una configuración mixta, tanto en la parte delantera como en la trasera.

Quiero una moto Tamarit.

No hacemos 2 motos iguales.

¿Te animas a hacer una moto con nosotros?

Quiero un presupuesto

¿Te animas a hacer un proyecto juntos?

Quiero un presupuesto
Quiero una moto Tamarit.
Quiero una moto Tamarit.