Appalachia Motorcycles

Una moto Triumph Scrambler diseñada y transformada por Tamarit Motorcycles.

 

Historia de Appalachia

A principios de septiembre, un ciudadano estadounidense nos escribió un mail interesado en un proyecto. Como es habitual en el procedimiento de Tamarit Motorcycles, contactamos con él directamente mediante llamada telefónica.

De la misma forma que un músico se da cuenta de que empieza a tener cierta repercusión cuando mira al público y no ve ningún rostro conocido, un negocio empieza a ser entendido como tal cuando no solo te compran conocidos, amigos o familiares.

Conforme Tamarit Motorcycles fue aumentando su presencia en redes, cada vez más gente salida de la nada contactaba con nosotros para concertar una transformación exclusiva, incluso de otros países como Francia, Italia y Bélgica.

Por otro lado, Estados Unidos es el sueño dorado de cualquier profesional del gremio, culminado al poder mandar un trabajo propio al otro lado del charco.

Cada moto es única en el mundo.

Personalizaciones Triumph de la mano del cliente.

Quiero un presupuesto

La idea de poder trabajar en una moto sin firme regulación nos encandiló, y es que en Estados Unidos eres libre de incorporar a tu motocicleta cualquier elemento que consideres bello o estético. Hasta podrías poner una espada a modo de ariete entre las horquillas y nadie te diría nada. Sin embargo aquí, en España, al igual que en otros países europeos, vivimos bajo el yugo constante de la regulación estricta de la ITV.

Quiero una moto Tamarit.

Tras varias conversaciones telefónicas con Tamarit para concretar su idea de proyecto, Félix (español de nacimiento y perfecto hispanohablante) aprovechó uno de los múltiples viajes de negocios que hacía a España a lo largo del año para verse cara a cara con el equipo. Tras acercar posturas y cuadrar presupuestos y diseño, pocos días después del apretón de manos definitivo, la Scrambler carburación de Félix ponía rumbo al puerto de Valencia, donde desembarcaría y sería transportada hasta la puerta de Tamarit en Elche.

«Conforme Tamarit Motorcycles fue aumentando su presencia en redes, cada vez más gente salida de la nada contactaba con nosotros para concertar una transformación exclusiva».

Sin duda fue un placer conocer a Félix, un hombre cercano y sencillo. Ironías de la vida, al final el proyecto se canalizó hacia una moto nada excéntrica, que fácilmente podría circular por nuestras calles. Nuestro amigo Félix quería una scrambler muy pura y sencilla, y Tamarit encantado de conceder y proyectar su idea con la mayor fidelidad posible.

Hablando de las piezas que modificarían la Scrambler de Félix, es de destacar nuestro kit tramontana, que tan buen resultado ha dado en otros proyectos de tipo scrambler recientes como Niza, pero en este caso se sustituirían los habituales rombos por una serie de rayas y también se añadiría un vivo blanco en la parte trasera de la tapicería. En la parte delantera de la moto toma el protagonismo nuestro guardabarros, el clásico manillar de cross y las tijas mecanizadas en negro.

Quiero una moto Tamarit.

En cuanto a la pintura, la apuesta fue arriesgada pero con un resultado espectacular, una combinación de colores muy frescos como blanco y amarillo, casados a la perfección con la especialidad de Tamarit, el decapado del metal. Al no poder contar con la presencia del dueño de la moto en estos lares, desafortunadamente no hubo fiesta de presentación, con lo que una vez finalizado el proyecto este fue blindado tras un caparazón de madera y enviado a los Estados Unidos. Como nota curiosa, se decidió hacer una sesión de fotos de acción con la moto dando pasadas a toda velocidad, en vez de las habituales instantáneas con la moto parada.

¡Salieron fotografías realmente espectaculares que esperamos que os gusten!

No hacemos 2 motos iguales.

¿Te animas a hacer una moto con nosotros?

Quiero un presupuesto
Quiero una moto Tamarit.
Quiero una moto Tamarit.

¿Te animas a hacer un proyecto juntos?

Quiero un presupuesto