Dalua Motorcycle

Una moto cafe racer diseñada y transformada por Tamarit Motorcycles.

 

Historia de Dalua

Como todo negocio en sus inicios, los primeros clientes son personas cercanas a los fundadores y trabajadores del mismo. La historia de Dalua empieza con uno de los fundadores de Tamarit, Quique, que frecuentaba por las mañanas la pastelería de su amigo Dani, el cual regenta dicho establecimiento con renombre y prestigio a nivel nacional desde hace varios años.

Tras ver con asiduidad la moto de Quique aparcada en las mediaciones de su local, empezó a pensar acerca de adquirir una moto. Tal vez no fue nuestra intención o tal vez sí, pero Dani acabó finalmente haciéndonos la “pregunta del millón”: ¿cuánto costaría hacer un proyecto así?

Cada moto es única en el mundo.

Personalizaciones Triumph de la mano del cliente.

Quiero un presupuesto

Desde Tamarit siempre se manejan presupuestos en base a lo que el cliente esté dispuesto a gastarse en su moto triumph, como es obvio, pero desde ese momento decidimos no hacer distinciones de precio en ningún proyecto que finalmente hiciéramos. Simplemente nos limitamos a cobrar lo que cuestan las piezas y la mano de obra requerida y acordada para cada proyecto basado en motos Triumph.

«En Tamarit siempre se manejan presupuestos en base a lo que el cliente esté dispuesto a gastarse».

En la vida, si eres perfeccionista, acabas finalmente por querer superarte a ti mismo, de manera que cada proyecto siempre tiene que ser de alguna manera superior al anterior y así en perpetuidad.

Quiero una moto Tamarit.

Dalua, como motocicleta, dio lugar a una práctica habitual en los trabajos de Tamarit. Cada moto que se nos presentó durante cierto periodo de tiempo, se usaba como base para crear moldes de piezas nuevas y exclusivas.

Finalmente, Dani se decidió a dar el paso y puso una Triumph Thruxton 900cc en manos del equipo de Tamarit.

«Cada proyecto siempre tiene que ser de alguna manera superior al anterior y así en perpetuidad».

Además del asiento “Assent”, Tamarit ya tenía desarrollada otra serie de piezas para esta categoría de motos, ya que a pesar de ser su segundo encargo, el primero ya había sido precisamente una Triumph Thruxton, con lo que elementos como el guardabarros delantero, los silenciosos, el kit de eliminación del guardabarros trasero y una placa de fibra que se coloca en el lateral con el diseño preferido del cliente siendo el número 13 el elegido por Dani para lucir en su motocicleta.

Referente a la pintura, esta fue una apuesta arriesgada pero no obstante un gran éxito, ya que el acabado de la moto tuvo un impacto a nivel nacional e internacional en blogs y sitios especializados en Triumph. Dalua se pintó de un color cobre anaranjado sobre una base negra, siendo un elemento a destacar el anagrama inédito de Triumph que fue diseñado para la ocasión por un ilustrador de la zona que Tamarit contrató especialmente para este proyecto.

«Una práctica casi habitual, es el contactar con el entorno familiar o laboral del cliente y convertirlos en cómplices para elaborar una sorpresa».

Sin embargo, pese la positividad de las críticas en la red, para nosotros la mejor recompensa es siempre la sonrisa que se dibuja en la cara del cliente al recibir su proyecto finalizado.

Para este proyecto, se le dijo a Dani que la moto no estaría hasta pasado un tiempo. Una inocente “fechoría” que con el tiempo se convertiría en una práctica casi habitual, es el contactar con el entorno familiar o laboral del cliente y convertirlos en cómplices para elaborar una sorpresa, introduciendo a hurtadillas su moto recién salida del taller de Tamarit en su lugar de trabajo.

Quiero una moto Tamarit.

Dalua fue nuestro primer caso de complicidad, de tal forma que pedimos ayuda a un familiar para dejarle la moto un domingo que tenía su pastelería cerrada, para que cuando el cliente se pegara el madrugón el lunes, se encontrara en su atelier la moto acabada. Nos hubiese encantado ver su cara, que sería algo parecido a cuando eres un niño y miras debajo del árbol de Navidad.

No hacemos 2 motos iguales.

¿Te animas a hacer una moto con nosotros?

Quiero un presupuesto

¿Te animas a hacer un proyecto juntos?

Quiero un presupuesto