Juna Motorcycle

Una moto cafe racer diseñada y transformada por Tamarit Motorcycles.

 

Historia de Juna

Sobre esta moto, me gustaría hablar no en nombre de Tamarit Motorcycles, sino a título personal. Tamarit Motorcycles tiene la suerte, por así decirlo, de tener todavía un volumen de trabajo que nos permite no hacer todavía nuestros proyectos de manera mecánica y estéril. A pesar de saltar ya de la treintena de motos realizadas, nos seguimos involucrando de manera total en nuestros proyectos, poniendo en cada pieza, en cada línea de color a dibujar nuestros sentimientos y nuestras emociones, junto a las del cliente obviamente. Es por ello que cada moto realizada que sale de nuestro taller se convierte en un amigo, en algo nuestro, en un compañero de viaje a causa de las horas que le hemos dedicado, de las alegrías y penas que deja tras de sí, y digo tras de sí porque gran parte de las motos que creamos sabemos que nos despedimos de ellas para no volver a verlas nunca más, salvo contadas excepciones.

Tal vez penséis que es una frase hecha cuanto menos sobreexplotada, pero para mí, cada moto es como un hijo, y más allá de la necesidad obvia del dinero y de los motivos económicos que nos muevan, para mí la mayor gratificación viene en forma de sonrisa, esa sonrisa que se dibuja en la cara de mi cliente (cliente, y muchas veces acaba siendo un amigo tras semanas de contacto diario), cuando llega el momento de la presentación de su moto y, rodeado de amigos y familiares, levanta la lona que cubre la moto de sus sueños.

Ese desborde de alegría, felicidad y emoción es una de las cosas que me impulsa a superar cada moto, a seguir mejorando para que el levantar de la lona siga dejando esas sonrisas tras de sí.

Quique Berna (Otoño 2017)

Cada moto es única en el mundo.

Personalizaciones Triumph de la mano del cliente.

Quiero un presupuesto

La historia que nos atañe hoy contar, pertenece a una moto muy especial para nosotros. Si bien todas las motos son especiales para Tamarit Motorcycles, esta en concreto, por su carga emocional podría decirse que está un par de peldaños por encima del resto, ya que es la primera vez que una de nuestras creaciones vuelve a entrar al taller de donde salió para ser nuevamente modificada, nada más y nada menos que #1 THRUXT8N, la ópera prima de Tamarit, la moto que dio comienzo hace 6 años a lo que conocemos hoy en día como Tamarit Motorcycles.

«Es la primera vez que una de nuestras creaciones vuelve a entrar al taller de donde salió para ser nuevamente modificada».

En escena vuelve a aparecer la figura de Toni Gandía, quien compró Thruxt8n a Quique hace unos años y ahora, como quien vuelve a casa por Navidad, nos trajo Thruxt8n de vuelta (no en Navidad, sino en pleno Junio) para rediseñarla y transformarla por completo.

Quiero una moto Tamarit.

Estaba claro que la moto necesitaba un buen cambio, pues tras varios años viajando por distintas ciudades por motivos laborales, algunas caídas y otro tanto tiempo estacionada y sin uso en un parking en la ciudad costera de Málaga, Thruxt8n necesitaba un lavado de cara y un cambio significativo.

Dada la buena conexión que siempre ha existido con Toni, el proceso de transformación fue cuanto menos fluido. Las ideas estaban muy claras por ambas partes, una Thruxton estilo Café Racer, de un color llamativo y con un nombre claro desde el principio, Juna, elegido por la madre de Toni.

Entre las nuevas piezas que se incluyeron destacan las nuevas tapas laterales, el faro de ¾ y la cúpula adaptada a este tipo de faros. No obstante el mayor trabajo a realizar fue el de restauración mecánica, ya que tras años sin utilizarse, con el paso del tiempo Thruxt8n se había degradado sobremanera en algunos puntos. Es por ello por lo que hubo que cambiar los neumáticos, la cadena, los filtros y los aceites, las gomas y algunos radios. También se le añadieron algunas ideas incluidas en los diseños de los últimos tiempos, como el dorsal ovalado fijado al colín, que tan buen resultado dio en motos como Black Moustache y Black Thunder.

El color predominante debería ser el amarillo dorado a petición del cliente, y, sobre una base negra, dicho color recorre todas las partes de la motocicleta mediante anchas bandas, en las cuales se incluyeron diseños exclusivos de Triumph, Tamarit y el propio nombre propio de la moto.

Quiero una moto Tamarit.

Sencillamente esta moto es nuestra primogénita, el antes y el después, una forma de cerrar un bonito ciclo que al cabo de tantos años y de tantas motos presentadas te dejan pensando en todo el camino recorrido y en todas esas motos y piezas vendidas por decenas de países en todo el mundo para hacer de la moto de cada uno un remanso de paz y felicidad hecho a medida. A todos ellos, gracias de nuevo por confiar en nosotros.

No hacemos 2 motos iguales.

¿Te animas a hacer una moto con nosotros?

Quiero un presupuesto

¿Te animas a hacer un proyecto juntos?

Quiero un presupuesto
Quiero una moto Tamarit.
Quiero una moto Tamarit.